miércoles, 4 de octubre de 2017

Misericordia quiero, no sacrificios

"Dad gracias al Señor porque es bueno, 
porque es eterna su misericordia". 
(Salmo 135)
"Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso" 
(Lucas 6, 36)
"Misericordia quiero, no sacrificios, 
pues yo he venido a llamar a los pecadores, no a los justos" (Mateo 9,13).

                  Dios Trinidad es misericordia, bondad, amor, ternura... acerquémonos a Dios con confianza, sabiendo que nos ama, nos acoge tal y como somos, nos quiere con amor infinito e incondicional, limpia nuestras manchas y nos llena de sus dones. 
     Recibamos Su amor y misericordia y seamos misericordiosos como Él, transmitiendo a los demás el amor, bondad, perdón y cariño que Dios nos tiene a cada uno de sus hijos e hijas.



            Esta canción, compuesta e interpretada por Lydia de la Trinidad, nos invita a vivir en la misericordia de Dios y a ser misericordiosos con nosotros mismos y con los demás.